Otra visión de los sitios hechos en Flash

Hoy por la mañana me he dedicado a recorrer algunos sitios buscando información para un trabajo del colegio de uno de mis hijos. Sin entrar a comentar la pobreza de los resultados encontrados, poco a poco me fui dando cuenta del abuso que se está haciendo de la tecnología Flash en diversos tipos de sitios Web.

Me ha llamado profundamente la atención como muchas webs comerciales que pretenden vender su marca, servicio y/o productos por medio de la Red, están diseñadas completamente en Flash, de principio a fin.

No es un secreto para nadie la ventaja en el aspecto gráfico que esta tecnología representa, pero los mismos diseñadores que trabajan con Flash saben también los inconvenientes que este tipo de desarrollo traen aparejados.

Es difícil hacer entender a un jóven (principalmente quienes trabajan con Flash) que un sitio Web no vende por una presentación gráfica llena de animaciones, música estridente, etc. Muchas veces he tenido que comprar o tomar servicios directamente desde Internet, y puedo asegurar que si hay algo que no me causa confianza es un sitio enteramente desarrollado en Flash y que no me entrega la información que necesito de forma fácil y accesible.

Las esperas eternas en algunos casos para que se cargue la página inicial, luego las subsiguientes, y el poco espacio que entrega un desarrollo en Flash para colocar la información necesaria para empujar a un cliente a creer en el producto que se está ofreciendo, son graves inconvenientes de esta tecnología.

Otro punto que se debe tomar en consideración es que los motores de búsqueda e indexadores sólo revisan el texto de las páginas que visitan, y obviamente la información publicada en un archivo multimedia, lo que menos tiene es texto. Por lo tanto toda la información que el cliente quiso entregar queda absolutamente fuera del alcance de dichos motores y esto provoca que la ubicación de un sitio caiga estrepitosamente en el ranking de los motores más populares.

Más grave aún, es el hecho de que un visitante considera un sitio Flash como una mera pizarra, es decir, un lugar donde aparece algo estéticamente bien presentado pero con poca información que mostrar.

Si estos no son inconvenientes a tomar en consideración por el cliente que solicita un diseño, entonces sí lo deben ser para el desarrollador que trabajará en ese proyecto, y es su deber hacerle saber a su cliente que no siempre es bueno utilizar esta tecnología si lo que quiere tener son resultados positivos con la inversión que está realizando.

Diferente es el caso de una campaña para un concurso emprendida por una compañía de gaseosas, por ejemplo, donde el usuario solo llegará para ingresar un código y así entrar a la carrera por los premios. Pero este tipo de Webs son dirigidas única y exclusivamente a un segmento de la población de Internet, y por motivos claramente definidos. No están para presentar sus productos y marca al público general a la espera de convencerlos de utilizar sus servicios. En estos casos si se justifica cualquier forma de diseñar, cualquier tecnología utilizada.

Es «Bonito» un diseño en Flash cuando se lo sabe aplicar. Pero debe ser usado con moderación, e incluso se debe intentar no utilizarlo en sitios Web donde lo importante es la información y el dinamismo. No engañemos a nuestros clientes, ellos saben poco o nada de como funciona Internet y las técnicas de promoción, que es lo que es bueno y que es lo que es malo para él mismo.

Convirtámonos no solo en simples diseñadores, sino más bien en asesores que entregamos soluciones reales y ayudamos efectivamente al éxito de los proyectos por los que nos pagan. De esta forma lograremos el éxito que todos ansiamos, y por lo tanto el respeto y la seguridad que nos entregan los ingresos por nuestro trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *